Inicio

El delito de publicidad engañosa

Categoría: 
Respuesta a consulta
Tema: 
Otro

Dado que el grado de complejidad y gravedad de las irregularidades económicas vertidas sobre los consumidores puede desbordar límites razonables, se ha optado por otorgar una protección de consumidores y usuarios, en aras al desarrollo de la transparencia de mercado y de la competencia de las prestaciones ofertadas o publicitadas.

 

            En este sentido, la propia evolución de la publicidad -considerada como el medio más eficaz que poseen fabricantes y comerciantes de bienes o servicios para informar de sus productos y actividades a un número suficiente de posibles consumidores y usuarios-  y la creciente necesidad de tutela en una sociedad cada vez más compleja,  han supuesto la configuración de una figura de especial relevancia para la economía, dando nacimiento a nuevas formas de delincuencia.

 

            De este modo, y con el objeto de tutelar los intereses económicos de los consumidores, el Código Penal de 1995 ha introducido, en su artículo 282, el denominado delito publicitario, que reza del siguiente modo«Serán castigados con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses los fabricantes o comerciantes que, en sus ofertas o publicidad de productos o servicios, hagan alegaciones falsas o manifiesten características inciertas sobre los mismos, de modo que puedan causar un perjuicio grave y manifiesto a los consumidores, sin perjuicio de la pena que corresponda aplicar por la comisión de otros delitos».

            La posibilidad de usar este tipo en aquellos supuestos en los que se lleven a efecto alegaciones falsas o manifestaciones inciertas en la oferta o publicidad de productos o servicios, esta restringida al cumplimiento de unos requisitos.

            Así, en atención a lo dispuesto en este precepto serán sujetos activos los fabricantes (productor o elaborador de cualquier clase de bienes) y comerciantes (persona que teniendo capacidad legal para ejercer el comercio, se dedica a él habitualmente-artículo 1 del Código de Comercio); de lo que se extrae que la nota característica, del sujeto activo de este delito, es la profesionalidad en la fabricación o comercialización, excluyéndose, por tanto, otras posibilidades de acometimiento del tipo por parte de otros sujetos. En cuanto al sujeto pasivo, a diferencia de lo que ocurre con el sujeto activo, podrá serlo una pluralidad de individuos, concretada en aquellos  sujetos a quienes se dirige la publicidad y cuyos intereses pueden resultar lesionados.

            Por lo que se refiere a la conducta descrita enel art. 282 CP, la misma consiste:

-Hacer alegaciones(exponer méritos o servicios) omanifestar características (incluir en el tipo cualquier forma de expresión que adopte el mensaje publicitario).

-De otra parte, y dado que la exégesis del precepto lo requiere, las alegaciones han de ser falsas y las manifestaciones inciertas.Para ello hay que considerar que ambas expresiones son equivalentes; es decir, lo incierto de las manifestaciones debe ser equivale a lo falso o no cierto, y lo falso de las alegaciones ha de corresponderse con lo no verdadero o no real (falsedad objetiva).

 

-Además, el tipo exige que dichas alegaciones o manifestaciones puedan causar un perjuicio grave y manifiesto a los consumidores; por lo que, cabe decirse que la conducta descrita en al art. 282 CP, lleva implícita además de una falsedad objetiva (falsas alegaciones o inciertas manifestaciones), una falsedad subjetiva (perjuicio grave y manifiesto).

 

            De otro lado, de acuerdo con lo estipulado en el art. 282 CP, las referidas alegaciones o manifestaciones han de recaer sobre las características de los productos o servicios; es decir, el objeto sobre el que recae la acción, y que integra el objeto material del delito, está constituido por los productos (cualquier cosa susceptible de ser adquirida en el mercado) o servicios (prestaciones de actividades).

           

            En último término, la penalidad por la comisión de este tipo delictivo se determina en  prisión de seis meses a un año; si bien, alternativamente, se establece la posibilidad de pena de multa de seis a dieciocho meses.

           

            A modo de conclusión, y con el objeto de sentar los criterios que hacen posible la aplicación de este delito, debe señalarse que la Sentenciade la Audiencia Provincial de Sevilla, de 12 de diciembre de 2008), en línea con la jurisprudencia del Tribunal Supremo (Sentencia 19-03-04), determina que son elementos constitutivos de delito del art. 282 los siguientes:

 

1.- Sujeto activo ha de ser un fabricante o comerciante. Se trata, por tanto, de un delito especial propio.

 

2.- El sujeto pasivo tiene carácter colectivo, lo consumidores, según el propio texto del precepto. En este sentido, la conducta ha de dirigirse a una pluralidad de personas.

 

3.- La conducta delictiva exige la concurrencia de los requisitos siguientes:

a) Que con relación a productos o servicios haya una publicidad u oferta.

b) Que esta publicidad u oferta se haga con falsedad: alegaciones falsas o manifestaciones de características inciertas sobre tales productos o servicios.

 

4.- Se exige la posibilidad de un resultado. Aparece definido como un delito de mera actividad y de peligro.

 

Además, ha de entenderse que de este comportamiento pueda derivarse un perjuicio grave y manifiesto para  el consumidor; una limitación cuantitativa difícil de precisar, pero que, en todo caso, excluye las infracciones de poca importancia. Siendo muchos los criterios que pueden utilizarse para medir y precisar este elemento cuantitativo: la clase del producto que se quiere vender o del servicio que se pretende prestar, dado que no es lo mismo la publicidad de una promoción de viviendas que la de unos zapatos; el precio que se quiere obtener a cambio; el numero de personas al que se quiere llegar con la publicidad; el medio de propaganda utilizado; la cualidad de los destinatarios del mensaje, particularmente su situación económica, etc.

 

5.-  Por último, es necesario que concurra dolo, es decir, actuación realizada con conocimiento de la concurrencia de esos otros elementos que acabamos de enumerar. Quien actúa con ese conocimiento, actúa con dolo.

 

                En definitiva, hemos de señalar que el delito presentado ofrece la posibilidad de lucha contra la publicidad engañosa, cuando se desvirtúen los objetivos a que esta destinada esta forma  de comunicación con el consumidor. Así, aunque la realidad jurisprudencial determina una aplicación de este tipo penal más bien escasa, lo cierto es que la persecución de esta forma de delincuencia puede realizarse por los medios judiciales.

 

            En este sentido, la Sentenciade la Audiencia Provincial de Ciudad Real, de 11 de noviembre de 2002,  condenó por el delito de publicidad engañosa, dado que el etiquetado de un envase no coincidía con lo envasado; y así estimó que con independencia de la ausencia de acreditación exacta de la proporción de la mezcla de los aceites, lo cierto es que la conducta recaía sobre un producto de primera necesidad y en una magnitud elevada, con lo que la conducta tenía suficiente potencialidad para poder causar un grave y manifiesto perjuicio a los consumidores. E, igualmente, podemos referirnos a la Sentenciade 28 de junio de 2002 de la Audiencia Provincial de Granada, que consideró cometido el delito de publicidad engañosa, por la edición y puesta en circulación de trípticos en los que se anunciaba la apertura de una nueva escuela de turismo, en la que se cursarían estudios homologados por una universidad británica, cuando en realidad el proceso de homologación no había concluido y se truncó meses después de iniciarse las clases; afirmando, la Audiencia Provincial de Granada, que el delito del art. 282 se consuma cuando se hagan alegaciones falsas o se manifiesten características inciertas de los productos o servicios, causando un perjuicio grave y manifiesto al consumidor, como en este caso ocurre con los estudiantes recurrentes.

 

[1]Informe realizado por Belén Macías Espejo.

Su voto: Ninguna Promedio: 3.7 (3 votos)